Clio Candela (L’EPRA): “Ahora nadie produce fuera de internet”

Posted on 20 diciembre, 2010 por

1


Aunque es la nueva, ha participado en los proyectos más notables

Con motivo de nuestro reportaje de este mes sobre L’EPRA (L’Eco Plataforma de Realitzadors d’Alacant), entrevistamos a Clio Candela, la integrante más reciente de esta asociación de cine. Clio estudia Derecho en la Universidad de Alicante, pero es una mujer de amplias inquietudes artísticas. Algunos alicantinos la conocerán por ser la bajista de Applejack, un grupo bastante conocido en la escena “indie” alicantina. Pero dejemos que nos lo cuente ella misma…

Tocabas el bajo en Applejack, no sin cierto éxito, y ahora ruedas tus primeros cortos… ¿Por qué ese cambio artístico?

Porque necesito ocupar mi tiempo libre (risas). Me gusta mucho la música y he descubierto que me gusta que me gusta más el cine.

¿Doble de Elsa Pataky?

Sí, pasé mucho frío (risas). Me llamaron de extra para DiDi Hollywood y tras una fiesta de gente famosa, me dijeron que si me quedaba para hacer de doble de luces de ella. Supongo que daría la altura (ella es muy bajita), el pelo largo, que lo llevaba bastante oscuro en la película…

Consistió en tirarme a una piscina unas veinte veces conforme decía Bigas Luna. Era el principio de una escena de sexo. Estábamos tonteando, nos tirábamos al agua… Y al final se hacía la escena de sexo, que yo no hice, evidentemente, eso lo hacía Elsa Pataky. (risas).

¿Cómo supiste de L’EPRA?

Por parte de un amigo que estaba dentro. Me llamó para participar como actriz en un corto llamado Presa. A partir de ahí comencé a colaborar con ellos, hasta que he terminado dirigiendo un corto.

El maquillaje de Presa llevó lo suyo, ¿no es así?

Clio Candela maquillada para el corto Presa. Cortesía de L’EPRA

Costó casi dos mil euros. Era todo el cuerpo aerografiado y látex por toda la cara: primero eran prótesis, luego látex líquido pegado con Mástic, pintado, ensombrecido… Era una pasada. Duró doce horas seguidas, comenzamos a las once de la mañana y terminamos a las once y media, terminando de rodar a las siete de la mañana.

Comí con las prótesis puestas con media cara inmovilizada. Fue durísimo.

¿Qué más has hecho en L’EPRA?

Primero hicimos Presa, luego tuvimos un corto llamado Mayhem, cuyo guión original era de Reyes Ortega, y yo me encargué de la pre-producción, la dirección y la edición.

¿Pre-producción?

Como para este corto en concreto no se necesitaban grandes cantidades de dinero, fue sobre todo hablar con los actores… No utilizamos actores profesionales, son gente que hay que convencerla para que salga, ir detrás de ellos, ir hablando con ellos, convencerlos, concertarlos en un sitio, montar el escenario, buscar todo lo que necesitaba para ese escenario, hablar con los chicos de las espadas…

“El maquillaje de presa costó casi 2000 euros y duró doce horas seguidas”

¿Qué es, en breves palabras, Mayhem?

Mayhem surge del “Proyecto Mayhem”, que existe realmente y que trata de fundir a la sociedad en base a la caída de las grandes potencias: la electricidad, las comunicaciones…

Ese es el fin de de El club de la lucha, ¿no?

Correcto. Se presenta esa teoría en el fin de El club de la lucha. El corto surgiría a partir de que eso ya se ha cumplido. Hay varias tribus, que cada una se ha generado como ha podido. La tribu del protagonista tribu es un poquito endogámica, por ello todos los miembros son morenos y delgados. El corto comienza cuando uno de ellos está siendo perseguido por dos hombres que se nota que son de otra tribu, ya que son mucho más grandes, caucásicos y agresivos.

Es una persecución por unos lugares muy bonitos, y acaba en una casa en la que se descubre que el chico moreno no es un tirillas y acaba cargándoselos a los dos, llevándose ese botín a su tribu.

Escenario del corto "Mayhem". cortesía de L'EPRA

Tes acabas de cargar el corto, ¿eh?

Es un corto muy visual (risas).

¿Y fuera de L’EPRA?

Tengo con un amigo un corto de zombies que se llama Mad Night que empezamos a grabar y estoy editando, y todavía falta por grabar. Pero se está dilatando en el tiempo porque es en plan amigos, muy mal hecho, años ochenta, serie B… Lo estamos dejando para cuando tengamos tiempo y nos divirtamos.

También tenías otra serie online que sigue grabándose, ¿no? Háblame de Las visitantes.

Sí (risas). Las visitantes es una serie que estuvimos grabando este verano en la que yo únicamente actúo. Fue casualidad, a través de un amigo de un amigo. Les faltaba una chica morena (Las visitantes son una chica rubia y otra morena). Hemos grabado 14 capítulos, la primera temporada, y cuenta la historia de dos chicas que en principio no se sabe muy bien de qué van, y luego se sabe que son unas ladronas que intentan acabar su vida como tales haciendo un gran golpe robando un objeto místico y de ciencia ficción (tampoco se sabe muy bien qué es) que puede hacerte variar de espacio-tiempo.

Todo sucede con el exnovio de una de ellas por ahí en medio, que es muy torpe, y se dan una serie de circunstancias un tanto graciosas.

“La edición en internet ha de ser muy visual y que enganche a la persona”

¿En qué se diferencia producir para internet?

Es que ahora mismo nadie produce para otra cosa que no sea internet. A no ser que tengas un productor muy grande detrás tuya (que nadie lo tiene), a nivel de calle todo el mundo produce para internet. Lo que intentas hacer es algo que sea divertido, que enganche y colgárselo a todos tus amigos vía redes sociales, porque ahora mismo es lo que funciona.

La edición depende de qué quieres hacer. Tienes que hacer algo muy visual y que enganche a la persona, porque lo que intentas con internet es que llegue a todo el mundo. Es lo único que puedes conseguir con él. Tiene que ser algo que visualmente sepas qué género estás viendo. No puedes ir con grandes pretensiones.

En todos tus papeles haces de femme fatale… ¿Te sientes encasillada?

Mucho. Pero, bueno, lo estoy intentando (risas). En Perdedores natos seguramente me quede con el papel definitivo y Molly, el personaje, es una chica muy, muy cándida, que quiere encontrar el amor verdadero, muy enamoradiza… Pero he conseguido convencer a la gente de L’EPRA para que me deje probar.

Y al final saca una pistola con silenciador, ¿verdad?

No (risas) al final va a empezar a enamorarse y van a formarse las conexiones entre los dos grupos y espero poder hacerlo y salir de mi papel de femme fatale.

¿Sin matar a nadie?

Sin matar a nadie.

Entrevista

Anuncios