Lloyd Kaufman (Troma): “Tú y Disney podéis ser iguales”

Posted on 20 diciembre, 2010 por

1


Kaufman (izquierda) haciéndose fotos con sus fans durante el homenaje del día 10

Sábado once de diciembre. Sentado contra la valla del parque del Panteón de Quijano descansa, vaso de licor en mano, Lloyd Kaufman: director, guionista, actor, productor, el hombre de la Troma. Hacía exactamente 24 horas había estado prodigándose durante el cariñoso homenaje a los 35 años (“de realización fallida”, bromeaba) de la mítica productora y distribuidora estadounidense.

Lo cierto es que, en este otro contexto, resulta irreconocible. Sin aquellos aspavientos ante la cámara con sus fans junto al Vengador Tóxico, sin esa sonrisa perenne y chistes autocríticos, parece una persona más. Definitivamente, no el gran vendedor de sueños y descubridor de talentos (como Samuel L. Jackson o los creadores de South Park) en el que se ha convertido este hombre que dentro de diez días cumplirá 65 años.

Pero accede con buen humor a una entrevista. No le durará mucho. Un consejo para futuros entrevistadores: no se debe mencionar la serie B en una entrevista con el señor Kaufman. “Las películas de Serie B no existen. Las películas de Serie B eran de cuando habían dos películas en el cine. Doble pase: película A y película B. Vuelve a la escuela de cine y aprende algo de historia”.

Habrá quien piense que es un tema polémico para Kaufman. Así es. “¿Deberíamos hacer una película de un millón de dólares como Avatar, eso es lo que te gusta? ¿Somos de serie B, nos consideras películas de segunda porque no gastamos dinero?”. Cuando comienza a argumentar que la mayor parte del mundo sobrevive con menos de un dólar al día, está claro que no se siente nada cómodo con el término. De hecho, se lo ha tomado como un insulto: “¿Por qué me preguntan por películas de Serie B? ¿Por qué soy de segunda? ¿Por qué me preguntas sobre segunda categoría? ¡Pregúntame sobre primera categoría!”.

Será mejor cambiar de concepto. Mejor abordarle con “películas de bajo presupuesto”. “Bien, bajo presupuesto, eso es otra cosa”. A partir de este momento comienza a calmarse y a compartir con nosotros sus puntos de vista sobre el cine. A Kaufman no le importa el presupuesto, está todo en el alma del director, en la intención: “Creo que el director debería hacer lo que tiene en el corazón. Si hace lo que lleva en el corazón, es arte. Si no lo hace, es basura”.

“Si el director hace lo que lleva en el corazón, es arte. Si no lo hace, es basura”

Igualmente, la calidad de un filme no depende del presupuesto. “Lo que decide que una película sea buena es que sea entretenida, emotiva, que proceda del corazón y no haga concesiones. El artista no debería hacer concesiones. El artista debe hacer lo que él, ella o eso cree. Y si a la vez es entretenida, será una buena película”.

El artista y empresario reconoce que disponer de pocos fondos es una desventaja: no puede emplear material caro o disponer de grandes medios. Pero es un eterno optimista: “Una cosa buena de las películas de bajo presupuesto, al menos las de Troma, es que estamos en la lista negra. Nadie distribuye nuestras películas, lo que significa que tenemos libertad total. Cuando tienes bajo presupuesto no arriesgas demasiado”.

De hecho, le reprocha a muchos nuevos realizadores que no hacen uso de esa libertad, no la aprovechan. “Demasiadas películas de bajo presupuesto tratan de hacer el siguiente El vengador tóxico, o tratan de copiar Poultrygeist: Night of the Chicken Dead en vez de ser originales”. Película última que el director considera un trabajo “muy personal”, firme defensor de la Teoría de Auteur cinematográfico.

“Muchas películas de gran presupuesto son papilla para bebés”

Pero reserva sus dardos más envenenados para las grandes productoras: “Muchas de las películas de gran presupuesto son papilla para bebés. No intentan otra cosa que lavarle el cerebro a la gente para que compre la entrada, cuando gastan 100 millones de euros para crear y publicitar una película.

Lloyd Kaufman es un firme valedor de la neutralidad de la Red. El día anterior había hablado de internet y su importancia para Troma y el arte independiente. En esta ocasión profundiza en la cuestión: “Internet es una buena forma para que el realizador comunique sus pensamientos a los fans. Sin internet el arte independiente probablemente moriría. Internet es el último medio democrático y la última oportunidad para el arte independiente de darse a conocer”.

Carga contra el modelo de industria tradicional del cine: “Tu película y la mía no pueden entrar en los cines aquí en España porque es un monopolio. A no ser que te distribuya uno de los grandes conglomerados de medios adoradores del demonio o Telefónica. Pero si estás en internet, es democrático: si tienes algo bueno, la gente puede acceder a ello igual que a Disney. Tú y Disney podéis ser iguales”.

Se acaba la entrevista. Van a proyectar Troma is Spanish for Troma, un documental de Marc Gras sobre la compañía, que fue un éxito en SITGES. Lloyd Kaufman, eterno promotor de todo el universo Troma, no cesa ni al despedirse: “No se ha gastado dinero en anunciarlo pero aun así hay un cine entero para ver este documental sobre Troma Entertainment y sus cuarenta años de realización fallida. ¡Así que vayamos a ver Troma is Spanish for Troma!”.

La asociación cultural Ocho y Medio no dispone de una filmoteca de grandes proporciones, ni mucho menos podría considerarse una sala de cine. Pero, a juzgar por la aglomeración de espectadores, no habría desmerecido una, aunque fuera modesta.

Entrevista íntegra:

Anuncios
Posted in: Desde dentro