Diego Navarro: “La música era mi único camino para ser feliz”

Posted on 3 febrero, 2011 por

0


Dice sentirse víctima de lo que hace, de lo que le hace feliz. Dice que vibra con la música, que componía sin ser consciente, de que se abstraía con cualquier melodía…

Es Diego Navarro, quien empezó su andadura por el mundo musical con apenas 13 años, edad con la que estrenó su primera composición, y a los 21 fue director, por primera vez, de una orquesta. Estudió en el Conservatorio Superior de Música de Tenerife, se formó con el sistema importado por el Trinity College de Londres, con David Goldsmith como maestro. Ha seguido sus estudios en el Associated Board of the Royal Schools of Music y luego en la prestigiosa Berklee College of Music. Todo, para convertirse en uno (si no el que más)  de los compositores más reconocidos a nivel nacional y conseguir proyectar una amplia imagen hacia el extranjero, donde su talento empieza a ser seriamente reconocido.

Diego Navarro en concierto

¿En qué momento de su vida toma la decisión de dedicarse por completo a la música? ¿Y cuándo decide profundizar en la música para cine?

No lo decidí yo. Me vino impuesto desde pequeño: sin ser yo consciente, me percataba de que no era normal abstraerme tanto, escuchar música en mi cabeza y automáticamente hacer variaciones de ésta. Me sentía como una víctima a la que le gustaba aquello que le hacía vibrar. Para mí, este era el único camino para ser feliz.

Estrené mi primera composición en concierto a los 13 años cuando aun no sabía escribir música, por lo que tenía que grabar cintas con lo que iba tocando, y dirigí una orquesta por primera vez a los 21 cuando, obviamente, ya leía y escribía música con absoluta fluidez. Fue un concierto con obras de Mozart, Bach y el estreno de una composición sacra para orquesta clásica, coro y cuatro solistas titulada “Veni Creator” que compuse y orquesté, a escondidas, en cuatro noches en mi casa sin que mi familia lo supiera

Poco a poco me metí en mis estudios de música; estaba en el segundo curso de la carrera de Derecho cuando decidí dejarlo porque pasaba más tiempo componiendo música en clase que escuchando al profesor. Para mí, ha sido la mejor decisión que he tomado jamás.

En cuanto al cine, siempre me fascinó la relación imagen-música. Me especialicé en música de cine con unos 23 o 24 años, haciendo mis pinitos en cortometrajes. A partir de aquí, fue cuestión de compaginar la composición de montajes con los conciertos.

Usted ha hecho gran parte de su carrera en el extranjero, ¿Cree que es necesario pasar por otros países para poder hacer trayectoria profesional en el mundo del cine?

Es esencial viajar y empaparte. Conocer a gente, relacionarte y que otras personas conozcan tu trabajo. Si te quedas aquí vas a acabar anquilosado y nadie va a conocer tu trabajo.

Por lo tanto, es esencial salir de tu país y dar vueltas por el mundo, lo que, por otra parte, no significa que tengas que irte fuera a trabajar.

A lo largo de su carrera, ¿Cuáles han sido sus mayores referentes en el mundo musical – particularmente en el contexto cinematográfico?

Podría decir muchos pero me quedo con Alex North, John Williams y Ennio Morricone…

“Es esencial viajar y empaparte. Conocer a gente, relacionarte y que otras personas conozcan tu trabajo. Si te quedas aquí vas a acabar anquilosado y nadie va a conocer tu trabajo”

¿Qué supone para usted empezar su andadura en el cine con un proyecto como “Puerta del Tiempo”? ¿Cómo describiría la experiencia?

Lo supuso todo para mí; fue un proyecto tremendo para una película que finalmente fue nominada a los Goya. Fue muy emocionante y me pude “explayar” porque no tuve limitaciones.

Este proyecto también tiene tintes emocionales muy fuertes para mí, ya que coincidió con el fallecimiento de mi padre. Por ello dediqué todo mi esfuerzo y ambición a un proyecto en el que produje toda la banda sonora junto a más de 120 músicos.

Con todo, esta fue la película que me dio a conocer en el mundo del cine, me puso en el mapa. Podría decirse que fue el nacimiento de Diego Navarro.

Además de cine, usted es también compositor de conciertos y montajes escénicos; ¿Cómo compararía trabajar con cada estilo? ¿Qué ventajas o desventajas tiene componer para cine con respecto a los demás?

Un compositor es compositor para todo. Quizá prefiero la libertad de hacer música de cámara, obras corales… porque partes de cero, sin referencias visuales como en la música para cine partes de una historia.

La verdad es que no sabría decidir – siempre depende de lo que me pida el corazón.

Me comentó que está trabajando en una nueva película, ¿puede dar algún otro detalle? Significa esto que piensa dedicarse más a la composición cinematográfica de ahora en adelante?

Estoy trabajando en un proyecto americano del director Douglas Schulze. Se trata de una película de terror, “Mímesis”, de la que no puedo dar más detalles por ahora. Pero estoy muy contento, porque es un proyecto importante.

Es la primera película Estadounidense en la que participo, pero mi relación con la música americana es muy estrecha ya que he estado trabajando con el sello discográfico Varèse Sarabande, con la que hice mi debut en Mayo.

En cuanto a dedicarme a la composición cinematográfica… claro, es mi carrera principal y es un placer extraordinario ser director. Es mi prioridad absoluta.

Diego Navarro

Lleva cuatro años dirigiendo Fimucité, llevándolo a convertirse en uno de los festivales de mayor renombre internacional. ¿Con qué motivación crea esta iniciativa? ¿Qué ideas y metas le impulsan a conducir este evento a lo largo de cuatro años?

La motivación principal es el punto educativo de un festival como este, la posibilidad de dar a conocer al gran público la importancia de la música para lo audiovisual y que así puedan entender nuestro trabajo.

En resumen, queremos reivindicar la importancia de la música y su labor educativa. Y por supuesto, esto lo vemos cuando llega alguien fascinado por la música que has compuesto y te lo dice. No hay mayor recompensa que eso.

¿Están organizando el festival de este año?

Si, desde Septiembre-octubre del 2010.

Sabemos que el año pasado surgieron algunos problemas para sacar adelante el evento…

El año pasado fue muy duro y muchos festivales desaparecieron. De hecho, nosotros también lo hubiésemos hecho, ya que nuestro máximo patrocinador no pudo apoyarnos a sólo dos meses del festival y tuvimos que bloquear todas las agendas.

No obstante, conseguimos sacarlo adelante ya que pasó algo inaudito: todo el staff – producción, dirección, coro… hasta los fotógrafos – optaron por no cobrar. Por primera vez, el festival se convirtió en su propio patrocinador y, por algún motivo, fue la edición con mayor éxito. No quedó ni una butaca vacía y las críticas fueron inmejorables.

“Con Fimucité queremos reivindicar la importancia de la música y su labor educativa”

¿Cómo ve el panorama del cine español, tanto en presente como en futuro?

Lo veo bien: hemos avanzado y evolucionado muchísimo. A lo largo de nuestra historia hemos tenido excepciones, como la crisis de los años 60-70, pero a partir de los 90 nuestro cine ha tenido un resurgir con maravillosos resultados.

En cuanto al futuro, si no es con respaldo y apoyo, creo que es muy difícil sacarlo adelante. Pese a todo, quiero pensar que saldremos!

En cualquier caso, el cine español ya no es lo que era. El mundo ya lo conoce y donde ahora se premia a actores e incluso técnicos y compositores, antes era impensable. Por tanto, soy bastante optimista al respecto.

¿Es rentable, como profesión, ser compositor de cine en España?

Es rentable, se puede vivir, pero detrás ha de haber voluntad, confianza y capacidad de ser muy autocrítico. De ahí se aprende y con aguante y perseverancia se llega a todas partes. En este mundo hay cientos de miles de muros y donde hay gente con mucho talento, también los hay con poco aguante.

Imagine que le dan a elegir entre dos proyectos cinematográficos, uno español y otro americano, ambos con el mismo presupuesto. Sinceramente, ¿Cuál elegiría? ¿Por qué?

Sinceramente, tendría que buscar el equilibrio. Habría de ver qué historia me llama más, cual es mi motivación emocional… pero también valen otros elementos, como qué productora lo hace, quien es el director, etc.

Hay que poner las cosas en la balanza y optimizar el trabajo para que éste llegue más lejos.

———————————————————————————————————————————->>

Entrevista con Diego Navarro en la TV Canarias

Diego Navarro en un concierto de Fimucité 2007

Anuncios