“La Cosa” de los 80 y el cine español actual

Posted on 3 febrero, 2011 por

1


Paco Plaza y Jaume Balagueró rememoraron obras y directores de culto

Tras el éxito espectacular del primer día del ciclo de Atrapados en los 80, seguimos con “El terror ochentero, éxitos inolvidables”, a cargo de los maestros tras la saga REC, Jaume Balagueró y Paco Plaza, y con “El cine español de los años 80”, a cargo Chus Gutiérrez y Rubén Ochandiano.  Se dió un fenómeno curioso: mientras que se reducía el aforo (los eventos se trasladaron al a sala de conferencias) se produjo una relación inversa entre el número del público y su participación, hasta dar con una audiencia voluntariosa.

Video íntegro de “El terror ochentero, éxitos inolvidables”

Plaza y Balagueró se encargaron de seguir con el hilo nostálgico de la sesión anterior, si bien hablaron desde el principio de cine (para alegría del moderador, el colaborador de Cinemanía Toni García). La primera cuestión iba a marcar el resto de la charla: ¿Cuál es su película preferida? Para Plaza, la imprescindible obra maestra de John Carpenter, La Cosa: “No es la mejor peli de los 80, quizás sea la mejor película de la historia del cine”.  ¿La de Balagueró? Si tenía que elegir otra, sería Aquella casa al lado del cementerio, del maestro del giallo y del gore italiano, Lucio Fulci. Pero habría escogido La Cosa.  Las peculiaridades de la película y la carrera de Carpenter pueden servir de hilo conductor para buena parte del discurso.

Para Balagueró, En los 70 “el género comenzó a desarrollar una serie de excesos que en los 80 se asumen e industrializan”. Un ejemplo serían los serial killers, aquellos asesinos en serie, muchas veces de procedencia sobrenatural, que aterrorizaban a los adolescentes en los cientos de slashers de la época. Un fenómeno que comenzó con Halloween, también de Carpenter, en el 78. Para el director catalán,  “los iconos que permanecen en nuestro imaginario pertenecen a los años 80”. Opine lo que opine cada uno sobre esta serie de películas, el cine posterior no ha asentado nuevas figuras junto a Freddy Krueger, Jason Vorhees o el seminal Michael Myers.

Paco Plaza: “En esta época existía esa feliz coexistencia de películas de serie B producidas para consumo masivo con grandes producciones”

Pero la crítica cargaba contra estos excesos: La Cosa recibió reseñas demoledoras y, frente a los 15 millones de dólares de presupuesto, sólo logró recaudar en las primeras cuatro semanas en los EEUU 13.800.000. Por suerte, como señala Balagueró, en los 80 “surge un mercado alternativo, el del video”. Es en este mercado en el que explotan películas muy diferentes como La CosaNekromatik o Grease, fracasos en la taquilla que devienen obras de culto. Para Plaza, en esta época “existía esa feliz coexistencia de películas de serie B producidas para consumo masivo con grandes producciones”. Un negocio asentado en las portadas de las carátulas, pequeñas obras de arte que buscaban conquistar al cliente potencial, aunque muchas veces escondieran horrendos productos de exploitation.

Sin embargo, el mercado ha cambiado. Puede que La Cosa fuera una suerte de remake de la entrega de 1951 (más bien era una reimaginación de la novela de John W. Campbell Jr. que inspiró ambas), pero era un caso aislado en su época. Sin embargo en la industria actual el remake es la norma. Es más, surgen propuestas centradas únicamente en las nuevas versiones. A Plaza le incomoda: “A mí me preocupa. No sólo como profesional, sino como espectador. Basta de remakes, basta de secuelas, que a alguien se le ocurra algo ya”. Balagueró lo achaca al nuevo modelo de negocio: “El negocio de los 80 ya no lo es. La gente ya no va masivamente a las salas, especialmente en este país: recuperar el dinero es difícil”.

Jaume Balagueró: “La gente ya no va masivamente a las salas, especialmente en este país: recuperar el dinero es difícil”

Aquella burbuja del VHS explotó hace mucho tiempo y, ya en la ronda de preguntas, un miembro del público recuerda a todos aquellos maestros de los 80. ¿Dónde está Carpenter? ¿John Landis? ¿Joe Dante? Plaza lo tiene muy claro: “La industria del cine actual (en Hollywood) es una trituradora”, en la que los mandamases son gente joven que “aguantan muy poco en sus puestos porque son brokers de bolsa”. Son hombres de negocios, no entienden el cine. Pero se vislumbra una salida a estos cineastas en la televisión, como con Masters of Horror. Por ejemplo, a Plaza le encantó el episodio Homecoming de Dante. Pero Balagueró vuelve a ejercer de contrapeso:  “En Masters of Horror han hecho lo que han querido. El resultado es interesante, pero aquello que han hecho con total libertad no me gusta”. Además, opina que la televisión actual no está sustituyendo al cine.

Pero no todo está perdido en la industria del cine tradicional: otro miembro del público llama la atención sobre el cine de terror francés, como Martyrs. Aunque la pareja protagonista de esta charla reconoce su calidad y originalidad, también señala que tiene mucho éxito, pero fuera de sus fronteras. “En el mercado interior pasan totalmente desapercibidas”, matiza Paco Plaza. “Les pasa como aquí antes”, añade Balagueró refiriéndose al terror español.

 

Rubén Ochandiano y Chus Gutiérrez conversan con el público más participativo del ciclo

Video íntegro de “El cine español de los años 80”

Y precisamente del desarraigo del cine nacional en las taquillas españolas versó el siguiente encuentro. Una charla bien diferente al resto por varios motivos: mientras que las anteriores superaron con generosidad la hora, esta no llegó a los 50 minutos. El público, más bien poco, cobró gran protagonismo, conversando directamente con Ochandiano y Gutiérrez. También estaba ese desprecio a los 80. Y es que Rubén Ochandiano nació en 1980 y no recuerda mucho de esta década, mientras que Chus Gutiérrez odia la nostalgia.

¿Algo positivo de está década? El actor se decanta por Paco Pino, aquel director de casting que abrió las puertas a muchos actores al terminar la década. La directora destaca la “efervescencia social, política y vital en todo el país”, que produjo un cine que “ha dado voz a personas que nunca han hablado”, como los personajes de Almodóvar, con un cine menos machista. Sin embargo, declara: “yo creo que la mejor década está por venir”. Una aseveración muy optimista, teniendo en cuenta que el cine español ha sufrido en 2010 la peor taquilla de la década.

Rubén Ochandiano: “No os enteráis ni de la mitad de películas que hacemos”

De hecho, la pareja de excepción, en conversación con un público de igual a igual, comienza a desgranar los defectos de la industria nacional actual. Chus Gutiérrez ve un “cine aburguesado”, a cuya influencia no escapa ni ella: “me estoy aburguesando y tengo miedo”. Ochandiano denuncia no sólo la dificultad de obtener dinero para levantar una película, sino la distribución y promoción, uno de los grandes problemas de nuestro cine. “No os enteráis ni de la mitad de películas que hacemos”, afirma.

Además, la discusión aborda la escabrosa cuestión del doblaje, que la directora de Retorno a Hansala considera “una porquería”. Reconoce que la industria que se ha levantado alrededor no es el único problema, sino la mano de EEUU, haciendo referencia a la llamada que detuvo el intento de abolirlo por parte de Pilar Miró.

Ambos acaban renegando de la industria nacional. Gutiérrez afirma que “España no quiere a sus artistas”.  Prefiere irse a Inglaterra o Francia. Ochandiano denuncia la malsana influencia de la televisión: “vivimos en un país dominado por Sálvame Deluxe y Belén Estéban”. Sin embargo, la esperanza es lo último que se pierde. Rubén Ochandiano cierra el ciclo de encuentros con casi un ruego: “¿Habéis visto Pan Negro? No la he visto, pero la van a reestrenar por las nominaciones (a los Goya), vayamos a ver Pan Negro, que hay que darle un empujón”.

Anuncios
Posted in: Desde dentro