Taquillas místicas

Posted on 9 mayo, 2011 por

0


Tras las recaudaciones se esconden complejas realidades

La información cinéfila vive una época de esplendor. Una miríada de portales de revistas, páginas especializadas y blogs de millones de usuarios adelantan las noticias: Qué va a dirigir nuestro realizador preferido, cuál es el casting de la nueva adaptación de ese cómic de la infancia… y las taquillas.  Las recaudaciones siempre son motivo de expectación, y hay decenas de páginas en las que especialistas en la materia analizan el éxito o fracaso de las producciones, siguen las batallas entre propuestas y predicen resultados. Pero… ¿qué significan realmente esas cifras? ¿Son transparentes? ¿Cuándo se cubre realmente el presupuesto? ¿Cómo se reparten los beneficios de la venta de entradas?

Las frías sumas de taquilla de cada película no tienen en cuenta el complejo industrial y financiero tras las mismas. Una de esas realidades subyace tras la mayúscula atención de los medios a la primera semana de recaudaciones. Pau Brunet, responsable de la edición española del portal Boxoffice (a quien entrevistamos en este mismo número), explica por qué: “Es la que determinará tu supervivencia en la cartelera y es en el primer fin de semana cuando la productora/distribuidora/estudio ve más dinero por el porcentaje de recaudación. A partir la segunda el porcentaje de ingreso de taquilla del distribuidor es cada vez menor”.

Pancho Casal estima que, de 8,5 millones de euros, los productores de “Torrente 4” sólo recibieron millón y medio

La parte que recibe la distribuidora puede no llegar siquiera a la mitad de la cifra total, en beneficio de las salas, como explica Brunet: “El porcentaje sería de un 55% para el gran estudio, quizás un 50% para un producto más pequeño, pero en España es inferior. El exhibidor muchas veces se queda más de la mitad de las recaudaciones y son los grandes los que pueden jugar más con el porcentaje de ingresos”.

Este primer corte en los beneficios es sólo el principio. Como el productor Pancho Casal detalla en su blog, multitud de entidades (IVA, derechos de comunicaicón de la SGAE  y AISGE, de nuevo el porcentaje de las salas, la parte de la distribuidora, Prints & Advertising…), van llevándose su parte del pastel. Del resultado del primer fin de semana de Torrente 4: Lethal Crisis, 8,5 millones de euros, estima que los productores sólo cosecharon 1.551.000. A la película le quedaba bastante para cubrir su presupuesto de 10 millones. Aunque no es la cifra total de lo que se ha gastado en la película.

Y es que los estudios son reacios a publicar e incluir en el coste final los gastos en promoción y publicidad. Inversiones que pueden llegar a superar el presupuesto comunicado por los estudios, como afirma Pau Brunet: “Las hay que tienen más coste de publicidad que de producción, como por ejemplo muchas cintas de terror, que apenas cuestan 5 o 10M$, pero en las cuales las empresas se gastan 25M$ en marketing. Es el caso de Insidious, una de las cintas de terror revelación en Estados Unidos, que apenas le costó 1M$ a su distribuidora, FilmDistrict, y se gastó cerca de 20M$ en venderla”.  Y a uno de mayo, ya ha recaudado más de 48 millones de dólares.

Aunque la quinta de Harry Potter recaudó cerca de un billón de dólares, la Warner Bros afirma haber sufrido pérdidas

“En grandes películas pasa lo mismo: Harry Potter cuesta 150-180M$, pero el marketing puede ascender a la misma cifra o una todavía mayor. En estas producciones de tantos millones, las empresas de consumo llegan a participar mucho en el marketing, rebajando estos costes”. El periodista no anda desencaminado: Una filtración en forma de documento aportada por Mike Fleming, de Deadline, nos muestra que, frente a los 150 millones de presupuesto de la quinta del joven hechicero, se invirtieron nada menos que 131 millones en publicidad y promoción.

El informe contable de "Harry Potter 5" muestra irregularidades /Deadline

Pero el fenómeno más notable de todo el documento es la supuesta pérdida: pese a haber recaudado cerca de un billón de dólares, la Warner Bros clama haber perdido 167 millones con la película. Y esto no se debe a la ineptitud, sino a unos números capciosos y contabilidad maquillada. Fleming apunta al interés sobre los gastos publicitarios y de producción en empresas asociadas. Efectivamente, la Warner se está pagando a sí misma a través de sus propios gastos, publicitando sus propios productos. Aunque, como concluye en el artículo, esto no es nada nuevo.

“Son ‘trampas’ fiscales, seguramente más relacionadas con temas de tasas que otras cosas”, afirma Brunet. “En otros casos, cuando el estudio hace un trabajo de distribuidor de productoras, la trampa también se hace y muchas veces es una batalla dura para productores independientes que llevan productos grandes”. Sin embargo, para el periodista estos métodos no son comunes en España, “al menos, no de forma tan exagerada o conocida”. Sin embargo, admite que se suelen inflar los presupuestos.

Aunque tampoco hay que pasar por alto otros datos que arroja el informe contable: los ingresos derivados ascienden a 152 millones de euros. Como afirma el editor de Boxoffice.es, la taquilla tiene una importancia relativa: “Merchandising o licensing, televisión… la taquilla ahora ha pasado al tercer puesto, cuando antes el rey de todo esto era el DVD o el home video. La taquilla es importante porque bien puede ser un puente/peaje a que la película tenga valor en el merchandising y los derechos de televisión”.

Anuncios
Posted in: Desde dentro