Conceptos económicos al alcance de todos

Posted on 10 mayo, 2011 por

0


¿Qué es el cine? Algunos entendidos como Will H. Hays lo definen como “uno de los negocios más colosales de nuestro tiempo”. Para otros como Hitchcock “el cine son cuatrocientas butacas que llenar”. Lo que está claro es que el cine pretende mostrarnos una realidad y es que, como dijo Fernán Gómez: “El cine es un vehículo de expresión, pero no estoy muy seguro de que sea un arte”. Por eso, la economía aprovecha el potencial de la gran pantalla para hacer más comprensibles sus conceptos.

Imagen de la película El Concursante en el momento de la expliación de un concepto económico



La magia del celuloide radica en hacer partícipe al espectador de una historia, que los hechos que se transmiten lleguen al espectador de manera que se involucre en la historia y se sienta identificado. Por eso, el cine ha servido de ejemplo en aulas donde se quiere explicar conceptos concretos. Este es el caso del cine y la economía cuando se entrelazan para conseguir un objetivo común: la transmisión de conceptos económicos a través de diferentes películas.

En este sentido, la Asociación Española de Historia Económica (AEHE) elaboró un listado de películas que pudieran usarse “como complemento o factor de estímulo para la enseñanza de materias de historia económica o relaciones laborales”. Así, pretende usarse el cine como materia de apoyo a la docencia. El listado refleja películas según una época concreta de modo que si un profesor quiere tratar la economía preindustrial verá que puede apoyarse en largometrajes como “Los últimos días de Pompeya”. En cambio, si lo que quiere es tratar la gran depresión de los años 30 o el colonialismo puede tener en cuenta clásicos como “Qué bello es vivir” o “Memorias de África”.

Película "El Concursante"

El listado de películas docentes tiene sus seguidores y detractores. Rafael Mayoral tiene 23 años y estudia Economía en la Universidad de Alicante. Para él, el cine no es la mejor manera de transmitir estos conceptos, aunque sí está de acuerdo en que “es una manera muy amena e interesante”. Mayoral cree que los términos de economía son difíciles de comprender en las lecciones magistrales y, por ello, el cine podría lograr una mayor comprensión: “aumentaría el interés por la economía tanto para estudiantes como para los que no lo son”, detalla el joven. Además, ante la propuesta de la AEHE, Rafael Mayoral considera que la idea es una buena manera de transmitir conceptos económicos: “Esas películas te hacen ver la economía de forma real y no tan teórica como son las lecciones magistrales”. Además, el joven asegura: “es una forma de hacerte ver que lo que estudias tiene sentido y ocurre en la vida real”. En definitiva, el universitario está convencido de que, a pesar de no ser la manera más acertada para enseñar, la mezcla del mundo del celuloide y el de la economía propiciaríael aumento de motivación e interés del alumno por su asignatura”.

Rafael Mayoral, alumno de Economía: “La transmisión de conceptos económicos a través del cine es una forma de hacer ver que lo que estudias tiene sentido”

El otro punto de vista viene de la mano de Carlos Gutiérrez-Hita, profesor y miembro del Departamento de Estudios Económicos y Financieros de la UMH. Gutiérrez-Hita confirma que nunca ha utilizado una película en sus clases para transmitir a sus alumnos la materia que le interesa en sus clases de micro y macroeconomía, aunque reconoce que alguna vez se lo ha planteado. El motivo es que, para el docente, “pueden servir de ejemplo práctico, pero no de herramientas”. Además, este profesor especializado en economía explica que este tipo de películas que propone la AEHE “sirven como guía y generalmente están mal documentadas”. Por eso, asegura que, en su campo de conocimiento, la única manera de hacerles llegar a sus alumnos los conceptos económicos son “las clases magistrales y el estudio de casos concretos reales”.

Carlos Gutiérrez-Hita

Gutiérrez-Hita, profesor de economía: “este tipo de películas están generalmente mal documentadas”.

Un factor importante es toda aula, sea del nivel que sea, es la atención que los alumnos prestan a las explicaciones de los profesores. La manera en que el docente explica la materia es fundamental y repercute directamente en el alumno. Este tema suscita interés en internet donde se pueden leer las opiniones de los estudiantes en diversos foros. Estos portales son uno de los medios en los que se puede encontrar más información acerca de este tema. Incluso algunos recomiendan secuencias de largometrajes en los que se trata detalladamente estos conceptos económicos. Ese el caso del video que refleja unos minutos de la película “El Concursante” con el que se puede tomar conciencia del alcance del cine a la hora de trasmitir este tipo de ideas al espectador.

Araceli Estebaranz es profesora de Pedagogía en la Universidad de Sevilla y cuenta con una opinión muy clara sobre la inclusión de películas en la docencia para tratar el tema económico. La experta asegura que “no por ver estas películas se aprenden los conceptos”. Lo importante de este tipo de cine es que “hace visibles e intuitivos los componentes de situaciones a través de ejemplos y esto es lo que facilita la comprensión”. Es más, Estebaranz asegura que un corto puede tener más utilidad en una clase sobre economía ya que “centra el concepto y ocupa el tiempo justo”.

La pedagoga de la Universidad de Sevilla, Araceli Estebaranz

Con todo ello, lo que queda claro es que las obras que tratan conceptos económicos son sólo una parte de la docencia que únicamente debe servir para la compresión de determinados términos, deben entenderse como herramienta. Y es que, como dijo Robet Mulligan “Si la realización de una película no es una experiencia personal para ti cómo podrá serlo para el público”. Por tanto, entendamos este tipo de cine como una vía para hacer llegar al espectador un concepto real y que él mismo perciba útil en su vida cotidiana. Al final y al cabo, la economía es otro elemento real y habitual para toda la población.

Anuncios
Posted in: Desde dentro